La falta de acuerdo perjudicará a la ciudadanía porque entre otras cosas, sin Gobierno:

1.- Se mantendrá una reforma laboral que empeoró de forma drástica las condiciones de trabajo y la precariedad.

2.- Se paralizará la implementación de políticas eficaces contra el cambio climático.

3.- No se pondrán en marcha medidas dirigidas a la creación de empleo de calidad que reduzcan un nivel de desempleo inasumible que generan elevadas tasas de pobreza y desigualdad en nuestro país.

4.- Tampoco se desarrollarán actuaciones para acabar con la precariedad, la temporalidad o la parcialidad involuntaria, ni se regulará de forma digna la subcontratación.

5.- No habrá avances en la dignificación de salarios ni la necesaria elevación del salario mínimo interprofesional a 1.000 euros al mes con catorce pagas en 2020.

6.- No se apostará por el desarrollo de políticas industriales y de formación que nos permitan afrontar los retos de la revolución tecnológica y de la digitalización.

7.- No se pondrán en marcha las políticas sociales que necesitan las personas.

8.- No se derogará la reforma de las pensiones de 2013 lo que supondrá un recorte de las cuantías que empobrecerá a nuestros mayores.

9.- Quedarán en suspenso medidas para luchar contra la pobreza como la Prestación de Ingresos Mínimos impulsada por UGT y CCOO.

10.- No habrá avances en materia de igualdad, ni mayor presupuesto para el Pacto de Estado contra la violencia de Género, ni se aprobará la esperada ley de igualdad de oportunidades y de trato y no discriminación de aplicación para todas las personas.

11. – No habrá reforma del sistema tributario y el reparto de la riqueza seguirá siendo desigual e injusto.

Esto debería haber sido motivo suficiente para que la investidura saliera adelante.

NO RENUNCIEMOS A ESTO. EL ACUERDO TIENE QUE SER POSIBLE