UGT denuncia el apagón informativo al que le somete la Consejería de Educación

Noticias de Enseñanza
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Desde la Federación de Empleados y Empleadas de los Servicios Públicos (FeSP) de UGT Andalucía hemos preguntado en todos los ámbitos regionales y provinciales cuál es la situación de los Centros Educativos en nuestra comunidad, respecto a la incidencia de la pandemia. Hasta ahora la única información que tenemos es la obtenida a través de los medios de comunicación y de los propios docentes, que a nivel particular, ponen en nuestro conocimiento la situación de su centro educativo.

A comienzos de este curso 2020-2021, la Consejería de Salud estableció un protocolo para los centros educativos que llevó al cierre de aulas completas y docentes confinados junto con su clase. A la vista de estos resultados se modificó dicho protocolo y, mientras la curva de casos por COVID iba aumentando, los alumnos confinados y las aulas cerradas comenzaron a disminuir. Esto es debido a que a partir del 7 de noviembre se estableció que los alumnos que tuvieran síntomas serían trasladados a su centro de salud de referencia para hacerse la prueba rápida y a los quince minutos obtendrían el resultado. Si este era negativo, el alumno podría volver al aula y en caso contrario, se aislaría. Lo que no se dijo es que junto a este sólo se aislaría, a los llamados de riesgo extremo, es decir solo a los que hayan estado junto al alumno contagiado, sin mascarilla. Este cambio ha provocado que donde antes había una clase confinada ahora hay dos, tres, cuatro... alumnos.

Desde FeSP UGT Andalucía denunciamos que el sistema de registro oculta los datos epidemiológicos reales ya que no se realiza un rastreo exhaustivo. Los datos que se publican por parte de la Administración, en muchas ocasiones, están incompletos. Son muchos los docentes que nos llaman comentándonos que en su centro hay aulas confinadas o que el centro al completo está cerrado por COVID y sin embargo, no aparecen en los registros que publica el Gobierno Andaluz.

Por este motivo, desde UGT exigimos hacer test rápidos a todos/as los/as alumnos/as de aquellas aulas en las que haya alumnado que se haya contagiado por COVID. No olvidemos que en edades más tempranas es donde mayor número de asintomáticos hay y los más perjudicados de toda esta mala gestión es el personal que entra en cada una de esas aulas en las que solo se han puesto en cuarentena a un pequeño grupo de alumnado alrededor del o de los que han dado positivo, con la única protección de una mascarilla quirúrgica e hidrogel. Entran los enseñantes, es su responsabilidad, y entran los alumnos, pero durante los días siguientes vivirán una desazón que cada cual asumirá a su modo.

Para UGT es inadmisible el secretismo y la falta de transparencia a la hora de comunicar los cambios de protocolos y las decisiones de las distintas Consejerías que afectan a toda la comunidad educativa. También denunciamos que los trabajadores conocen dichos cambios, a través de los medios de comunicación, instrumento favorito de nuestro Consejero de Educación, pero no es el medio más adecuado para los propios interesados.

VER UGT INFORMA