UGT informa: Si la empresa pide un historial médico para renovar un contrato está vulnerando la intimidad del trabajador/a. Sentencia aplicable a la administración local y servicios a la comunidad

Sentencias
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

El núcleo del asunto es la acción de recabar datos de carácter personal por quien no está autorizado: el empresario.

No puede solicitar el departamento de recursos humanos de una empresa una información sensible sobre el estado de salud e informes exhaustivos y detallados de una trabajadora sin tener autorización para ello y sin haber obtenido el consentimiento de la interesada, ni condicionar la renovación del contrato a aportar esa información adicional.

El caso concreto es: el trabajador/a estaba de baja por incapacidad temporal, derivada de enfermedad común, cuando recibe una comunicación del departamento de personal citándola para firmar la prórroga de su contrato. Al día siguiente el médico del servicio público de salud expide parte de alta por mejoría y cuando la trabajadora acude a la renovación de su contrato le indican que antes de su firma debe de ser reconocida por los servicios médicos de la empresa para obtener la declaración de aptitud. Tras obtener la declaración de apta por el médico, es nuevamente requerida por el departamento de personal o recursos humanos para que aporte informe médicos de los dos últimos años y el informe médico de alta del servicio público de salud, en donde constaba mejoría para realizar su trabajo.

Tanto el médico especialista como el del centro de salud le informaron por escrito que sus padecimientos se encontraban en un estado de franca mejoría y buena evolución, y se le recomendaba el uso de zapatos de seguridad con plantilla anatómica. Por ello la trabajadora, deseosa de continuar su trabajo, se compró con dinero propio dicho calzado antes de firmar su renovación como agente de clasificación.

Y es que no fue el médico del servicio de prevención el que solicitó los informes, pues ya había dado el visto bueno de aptitud, sino que fue el personal de recursos humanos el que los requiere sin explicar el motivo o razón alguna y condicionando así su prórroga contractual.

Este proceder empresarial es contrario al art. 22 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales que taxativamente dispone que el acceso a la información médica de carácter personal se limita al personal médico y a las autoridades sanitarias que lleven a cabo la vigilancia de la salud de los trabajadores, sin que pueda facilitarse al empresario o a otras personas sin consentimiento expreso del trabajador. Se trata de datos sensibles que el empresario no puede recabar.

La petición vulnera el derecho a la intimidad de la trabajadora, derecho que el TC ha entendido como un correlativo deber de abstención de intromisiones salvo que estén fundadas en una previsión legal que tenga justificación constitucional y que sea proporcionada, o cuando exista un consentimiento eficaz que lo autorice.

El despido fue declarado nulo en la instancia por vulneración de derechos fundamentales y el TSJ lo confirma, pero estima parcialmente el recurso de Correos para perfilar sus consecuencias económicas mediante la condena a la empresa al pago de los salarios dejados de percibir.

Clica aquí y accede a la Sentencia

Clica aquí para ponerte en contacto con tus representantes provinciales

Clica aquí y síguenos en FACEBOOK

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
Más información De acuerdo Rechazar