UGT informa. SENTENCIA Acosar a un sindicalista le puede salir caro al jefe acosador y pagar de su propio bolsillo

Sentencias
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

EL TSJ de Castilla La Mancha ha ratificado una sentencia en la que quedaba demostrada la vulneración de derechos fundamentales de huelga y libertad sindical en una empresa, en la que una persona que ostentaba un cargo de dirección, decide acosar a un representante de los trabajadores, creyendo el directivo que, si después el sindicato que representa a los trabajadores denunciaba, la responsabilidad seria contra la empresa y no contra él.

El desarrollo de los acontecimientos fue así:

1. Se convoca una huelga de empresa.

2. El primer día de huelga. Le impiden la entrada a la empresa al secretario de una sección sindical que quería reunirse con los trabajadores concentrados.

3. Llaman a la inspección de trabajo, la cual se presenta e indica a la empresa que el secretario de la sección sindical tiene derecho a entrar.

4. Le permiten la entrada, pero en cuanto se marcha la inspección, el servicio de seguridad expulsa al compañero sindicalista por el orden del director.

5. La inspección sanciona a la empresa por falta muy grave, en la cuantía mínima de 6251 €.

6. El sindicato interpone una denuncia para la tutela de derechos fundamentales contra la empresa y el director.

El director en su labor de salvaguardar los “intereses” de la empresa a toda costa, pisoteando derechos fundamentales y la dignidad de los trabajadores, creía que, si algo salía mal, quien pagaría seria la empresa. Si bien la sorpresa salta cuando en primera instancia, la justicia da la razón al sindicato, imponiendo una multa de 6000 €, a pagar solidariamente entre empresa y director, en concepto de daños morales derivados de la vulneración de derechos fundamentales a lo que se suma la multa de la inspección de trabajo, las costas de la segunda instancia más la pérdida del depósito consignado para recurrir.

Queda demostrado que a un “jefezuelo” no le sale gratis tratar de manera despótica a los representantes de los trabajadores y creer que, si pasa algo, la empresa será la que pague por sus “desvelos tiránicos”.

 

Clica aquí para acceder a la sentencia

 

Cuenta con nosotros, con nosotras. Contacta con tus representantes provinciales

 

ahora nosotros